Objeto escultorico, con caja vidriada , 0,51x0,74x 0,34m

La mirada se detiene para contemplar una trama humana transitando detrás de la variabilidad de sus apariencias en una búsqueda, queriendo emerger desde lo más voraz y lo más oscuro de su ser. Y allí está como si fuera un estandarte: “el chivo”. Mezcla de dios y de macho cabrío en el sátiro. Un personaje polémico presente en el pathos, en los desbordes, dentro de los ditirambos Dionisiacos. Acá, su tiempo parece haberse agotado, y es justamente desde su sangre, donde se produce un nuevo comienzo. La mitología Griega narra que en el sacrificio del macho cabrío la sangre alimentaba sus vides para que estas pudieran volver a resurgir. Haciendo un paralelismo con lo mítico, hoy la humanidad está realizando un intento por salir de esas luces aparentes de un tiempo intespestivo, como dice Giogio Agamben “y poder vislumbrar en ellas, la parte de la sombra, su íntima oscuridad,” tomando distancia es justamente desde ese lugar donde se produce la búsqueda de esa claridad que intentamos alcanzar.

Dibujo s/t 0,50 x 0,70m

Dibujo s/t 0,50 x 0,70m